organizar-emprendimiento

 

Organizar nuestro emprendimiento requiere que tengamos claridad con lo que queremos, que podamos sentirlo como si ya estuviera pasando.  Sin embargo, esto no es lo que hacemos.

La realidad es que dejamos a nuestra mente irse por donde ella quiere y al final del día tenemos un montón de tareas sin completar. Terminamos frustradas, cansadas, preocupadas y haciéndonos la pregunta “¿Cómo se fue el día tan rápido?”

Esto pasa porque tenemos a nuestra mente mal educada.

Para poder organizar nuestro emprendimiento es importante que podamos darle a nuestra mente dirección y guía, que ella sepa hacia donde llevar los pensamientos que tenemos.  Hay que enseñarle a «portarse bien«.

 

4 pasos que te van a ayudar a organizar tu mente y tu emprendimiento.

Claridad:

Este es el primer paso y el más importante de todos.  La claridad te ayuda a saber donde estas y hacia donde quieres ir. 

También te permite ver los recursos con los que cuentas para poder lograr esa meta.  Es la clave para que puedas apreciar tu potencial. 

Desde este paso también nos damos cuenta de si creemos o no que vamos a alcanzar nuestra meta. 

La pregunta clave: ¿Qué quieres lograr en los próximos días, mes o año con tu emprendimiento?

La claridad es la base para nuestro siguiente paso.

 

Decisión

Este es el paso que más cuesta porque requiere que vayamos por 1 camino y solo por uno.  Sin embargo, nuestra naturaleza nos lleva a querer probar diferentes vías. 

La falta de decisión nos genera confusión.  Aquí es donde nos perdemos porque queremos ir por todas las ideas de negocio que tenemos, todos los tipos de clientes que tenemos en mente, y todos los productos y servicios que tenemos en mente.

Como dice el dicho, “el que mucho aprieta poco abarca”.

Si tuvieras que decidirte por una meta, ¿Cuál sería tu meta?

 

Planificación

Una vez hemos tomado decisiones entonces podemos comenzar a ver el “Como” y esto es a través de la planificación.

Planificar requiere que nos sentemos a pensar en todos los pasos de acción que nos van a llevar al resultado para organizarlos de forma que puedan ser ejecutados.  Requiere que estemos clara en lo que queremos, decididas en nuestra meta y abiertas a explorar el camino.

El tema con la planificación es que nos enamoramos del plan y nos olvidamos de la meta.  El plan es el elemento más flexible que hay y el más estático que creamos.  Enamórate de tu meta y no de tu plan.

 

Acción consciente

Finalmente tomar acción.  Es dar ese primer paso de forma que tomemos consciencia de su resultado.

Pasar a la acción significa que vas a ejecutar el punto 1 de tu plan y después evaluar tu paso o pasos de acción.  Es tomar tiempo para ver como avanzas, qué esta funcionando y que no esta funcionando, para que de esta manera puedas ir adaptando tu plan.

 

¿Cuál es de estos pasos es el más difícil para ti?  déjamelo saber en los comentarios o escríbeme en mis redes sociales.

Posts Relacionados

Dejar un comentario