¿Cómo crecer con intencionalidad?

En la vida aspiramos a alcanzar todas nuestras metas, aspiramos a vivir mejor, tener siempre buena salud, darle a los que amamos todo lo que necesitan para estar bien. A nuestros hijos la mejor educación, a nuestros padres la mejor calidad de vida, a nuestras parejas el acompañamiento y amor que necesitan. Sin embargo, ¿sabes que necesitas tú para crecer y tener una mejor calidad de vida?

Más allá de lo material están recursos y habilidades personales que son esenciales para poder llevar una vida mucho más fluida y plena. Sobre todo, una actitud mental sana que te permita apreciarte a ti misma.

Comenzamos a vivir sin un plan fijo, llegamos a la adolescencia y adultez con una idea, a veces no tan clara, de hacia dónde queremos ir, y metas que tiene un gran componente de lo que esperan socialmente de nosotras.

¿Evaluamos todos los aspectos que son básicos para alcanzar una meta? ¿Tomamos en cuenta el costo que lleva alcanzarla? ¿Somos conscientes del legado que estamos dejando al lograrla o no? ¿O de la transformación que ellas suponen?

Muchas veces no lo somos.

El crecer con intencionalidad supone entrar y mirar en tu interior, descubrir realmente quién eres, tus recursos, tu potencial, así como enfrentar miedos y limitaciones que te has puesto a ti misma. Y esta es realmente la parte que asusta, enfrentarnos a nosotras. Porque, como decía una amiga, a ti misma es la única persona a la que no le puedes mentir.

Supone comenzar a hacernos preguntas, de aquellas que te mueven toda y te cambian la perspectiva. Por ejemplo:

  • ¿Estoy viviendo la vida que quiero?
  • ¿Dónde me encuentro hoy? ¿A dónde quiero llegar?
  • ¿Cómo es esa mujer que vive (añades tu meta)?
  • ¿Qué tengo hoy de esa mujer? ¿Qué aspectos quiero desarrollar?
  • ¿Cuáles son los pasos de acción que quiero hacer para llegar a (añades tu meta)?
  • ¿Con cuál puedo iniciar mañana mismo?

También supone reflexionar todos los días sobre cómo estamos viviendo, si estamos cumpliendo con el plan, si estamos logrando hitos o si hay que hacer cambios. Si hay que celebrar o no. Si hay que trabajar más en mi actitud porque estoy regresando a ciclos de pensamientos negativos. Cuestionarme para saber cómo regrese a viejos patrones y poder transformarlos.

El camino hacia nuestro crecimiento requiere esfuerzo real de parte de nosotras, tomar consciencia y vivir con intencionalidad cada día. El camino hacia nuestro crecimiento es de resistencia no de velocidad, es de constancia y de estar todos los días presente en nuestras vidas.

Cuando tenemos sueños y no hacemos nada por ellos, nos damos por vencidas antes de tiempo, antes de intentar si quiera vivirlo. A veces solo falta desafiarnos para dar el paso y comenzar a ver que es posible.

Da un solo paso hacia lo que sueñas, para que puedas comenzar a ver el camino. Pasa a la acción, sin miedo, sin esperar nada a cambio. Nuestras expectativas no nos dejan disfrutar la vida, ni vivir nuestros sueños.

Si estas dispuesta a hacer cambios en tu vida y quieres ayuda para trabajar en tu crecimiento, ponte en contacto y conversemos.

Dejar un comentario