La angustia de una entrevista

Hace algunos años aplique a una empresa Multinacional.  Y para mi sorpresa me llamaron para la entrevista.  Era la primera vez que me llamaba una organización de este tipo y está sumamente feliz y nerviosa.  En esa época de mi vida yo trabajaba como consultora en una empresa y estaba buscando dar el salto hacia otro tipo de organización.  Ya quería reclutar para una sola compañía y no varias a la vez.

El día de la entrevista llego y estaba sumamente nerviosa, tanto así que las palmas de las manos me comenzaron a sudar.  Cuando saludé a la persona que me iba a entrevistar, tuve que secarme la mano antes de dársela.  Estaba bañada en sudor, no paraba de transpirar.  Jamás en mi vida me había pasado algo así en una entrevista.

Mientras transcurría, recuerdo que mostraba mucho entusiasmo y ganas de trabajar, quizás demasiado.  Procuré responder todo lo que me preguntaban, sin embargo, quedaba en el aire en algunas preguntas, mi mente estaba tratando de adelantarse a lo que mi entrevistador iba a decir. La falta de experiencia o no entender las preguntas, ayudaron a que los nervios me ganaron ese día.

Cuando salí recuerdo haber deseado con toda mi alma que me llamaran.  Estaba encantada con la idea de cambiarme de trabajo.  Así que esperé y esperé.  Paso una semana, dos semanas, 3 semanas y nada.  No me iban a llamar, no me iban a avisar como iba el proceso, y como estaba tan nerviosa olvide anotar toda la información. Tiempo después entendí que fui un desastre total, lo acepto los nervios tomaron el lugar de mi mente sin darme cuenta.

 

¿Cuántos hemos pasado por ello? La gran mayoría.

Algo que no comprendía en el momento, como candidata, era como mantenerme tranquila en las entrevistas, para poder vivir un proceso tranquilo.  Porque honestamente cuando nos entrevistan y estamos con la ansiedad a a flor de piel, reducimos las posibilidades de contratación.

Otro día me llamaron de una consultora, realmente no tenía muchas ganas de ir, igual asistí.  Decidí ser yo totalmente, responder lo que tenía que responder y ver qué pasaba, iba tranquila y sin expectativas. ¿Cuál fue el resultado? Quede trabajando en un super lugar.

 

 

¿Cuál fue la diferencia? APRENDER A MANTENER LA CALMA

 

El entrar a un proceso de entrevista genera estrés y más si es una organización en donde soñamos trabajar.

Entre el trabajo, los nervios por la llamada y que nadie se dé cuenta que nos contactan para una entrevista de trabajo, nos podemos complicar la vida.

 

¿Qué cosas puedo hacer antes de una entrevista?

  • TOMAR CONSCIENCIA DE TUS PENSAMIENTOS

¿Te estas dejando llevar por ellos?  ¿Qué te estas diciendo a ti misma?

Inconscientemente, y más si estamos en un ambiente de trabajo que no nos gusta, comenzamos a crearnos la idea de que esa es la oportunidad para salir.  Que nos va a ir mejor en una nueva empresa.

 

ERROR – Si no cambias tu actitud mental, aprendes a realmente conocerte y trabajas en tu crecimiento, vas a tener los mismos resultados en nuevo trabajo, y repetir ciclos en los que caigas en la insatisfacción y vuelvas a buscar para salir corriendo.

 

  • RESPIRA / MEDITA / MUÉVETE

La respiración, meditación y/o el ejercicio nos ayuda a manejar la ansiedad.  Opta por hacer alguna de estas actividades en la mañana y tarde días previo a la entrevista.

 

  • INVESTIGA

El conocimiento es poder.  El investigar sobre la empresa que te va a entrevistar te ayuda a:

  • Bajar los niveles de ansiedad.
  • Conocer sus valores y ver concuerdan con los tuyos.
  • Conocer más sobre quien te va a entrevistar.
  • Conocer sobre la situación actual de la organización y como puedes ayudar a su crecimiento desde tu experiencia.

 

  • PREPÁRATE

Saca un listado de posibles preguntas y preguntas difíciles que te hayan hecho.  Trata de responderlas o haz que alguien muy asertivo en tu vida te haga un simulacro de entrevista.

La ventaja:  te ayuda a manejar la ansiedad y así practicas el escuchar a tu entrevistador.

Por los nervios, podemos dejar de escuchar bien las preguntas y responder algo que no tiene que ver.  Así que practica, una o dos veces.

IMPORTANTE – el practicar no es para llegar con las respuestas ya listas a la entrevista, no no no.  Le quitas la naturalidad a la conversación y vas a tener bajas probabilidades de ser considerada.

 

  • ANTES DE IR A LA ENTREVISTA ADOPTA UNA POSICIÓN DE PODER

Esto es en cualquier situación que necesites una inyección de confianza rápida.  Adopta una posición de poder por 2 minutos.

La clave para mantener la calma durante una entrevista es saber que esto es solo una conversación, así que escucha, responde con honestidad y mantén el control de tus pensamientos.

Y ahora es tu turno, practica alguna de estas antes de una entrevista.  Recuerda que la clave para lograr cualquier meta es la persistencia.

 

¿Cuáles han sido tus historias de terror en entrevistas? Quiero saber, deja tu comentario.

 

Comentarios (1)

Me encantó. Se la enviaré a mi esposo quien actualmente se encuentra sin trabajo.

Dejar un comentario