Cynthia Tulipano

Este mes es sumamente especial para mi, porque se conmemora el primer aniversario de algo increíble que me paso el año pasado.  Y por poco lo dejo pasar, hace un año se abrió la oportunidad para dedicarme totalmente a mi emprendimiento.

Por lo que hoy quiero compartirte algunas cosas que he aprendido durante este año

  1.  Escucharte

Escuchar la calidad de tus pensamientos, tus sentimientos y tus instintos.  Nuestra mentalidad es la base de nuestro emprendimiento. 

Una mentalidad de derrota antes de comenzar va a traer derrota, una mentalidad de que las cosas son difíciles va a hacer que tengas un emprendimiento difícil  Una mentalidad abierta a vivir la experiencia, enfocada en lograr tus resultados y en divertirte, te va a ayudar a tener éxito en lo que sea que emprendas.

Ojo, el tono de la mentalidad que te va a llevar al éxito lo pones tú.  ¿Qué es lo importante?  Que sea un tono abierto, curioso, positivo, de aprendizaje y ejecución.

  1.  Rodearse de las personas indicadas.

El camino que toma cada uno al momento de emprender es diferente, aunque sean emprendimientos similares. 

¿Por qué ocurre esto? Simplemente porque cada persona es diferente.  Cada persona vive y evalúa la vida de forma diferente.

Algunas personas van a comprender el camino que has decidido tomar otra no tanto.  

Importante, ten cerca siempre personas que estén en tu misma sintonía y si están emprendiendo también mucho mejor.

¿Por qué?  Porque son personas que van a entender las situaciones con las que te encuentres y van a poder ayudarte a ver alternativas, van a entender que no es que te la pasas pegada a una computadora jugando o hablando, sino que estas trabajando.  Que puedes estar en casa y estar trabajando. Esto último le toma más tiempo a personas como nuestros padres, porque están acostumbrados a un esquema tradicional de trabajo.

  1.  Aprender.

Aprender ha sido lo más divertido que he hecho en mi emprendimiento, porque es una “tarea” que disfruto un montón.  Especialmente cuando involucra tomar apuntes.

Aprender de todo, no solo la base técnica del negocio que estas desarrollando, sino también de las personas a tu alrededor, el mercado, como manejar tus finanzas, administrar tu empresa, etc.

Tener apertura a aprender de cada situación u “obstáculo” es un must al momento de emprender.  Porque cada experiencia te acerca a tu meta, te enseña que hacer y que no, con quien sí o no asociarte, que cosas necesitas para alcanzar un resultado determinado, que funciona o no con tu mercado.

Es aprender y también atreverse a actuar.  El aprendizaje sin acción es un aprendizaje vacío.

  1. Todo se resume a Servicio.

Todos los días servimos a alguien.  Cuando ayudamos a alguien, le estamos sirviendo.  Cuando le vendemos, estamos sirviendo.  Y esta último ha sido mi mayor aprendizaje con respecto al servicio.  

Siempre vi la venta como algo que no quería hacer y que no sabía ser.  Yo siempre me dije que se ayudar y servir a otros pero vender no.  Sin embargo, vender es igual a servir.  Y es igual porque cuando estamos ofreciendo un producto de calidad a la persona que lo necesita y esta persona consume ese producto, le sirve la solución, le resuelve un problema que tiene.  Servimos a través de vender.

He aprendido mucho más durante todo este tiempo.  Te dejo mis 4 principales aprendizajes durante este año, esperando que puedan añadirte valor.

¿Cómo estas emprendiendo hoy en día?

¿Qué has aprendido hasta el momento?  

Quiero leerte, déjame tu mensaje en este post.

Dejar un comentario